Las perfectas costureras

Tela de araña del tipo espiral circular en un poste.

Sin duda uno de los fenómenos más fascinantes de la naturaleza es la construcción de las telas de araña. Si alguien ha tenido la suerte de toparse con una araña tejiendo su morada y la paciencia para contemplar el proceso, sabrá de lo que hablo. Existen muchos tipos de telas, pero quizás las más conocidas son las de la imagen.

Tienen forma de espiral circular, con sus irregularidades, y una serie de radios proyectados desde el centro de la tela hasta la periferia; me recuerda a una diana del juego de dardos. ¿Pero a qué se debe este diseño particular?

La razón es tan simple como compleja: es físicamente óptima. Esto quiere decir que la colocación de los hilos de seda, tanto los que mantienen la estructura principal (los que hacen de “marco”), como las espirales y los radios centrales, es prácticamente inmejorable para la función que tiene la tela de araña. Este diseño, con su cuidadosa geometría, se encarga de disipar la energía cinética del impacto de la despistada presa, es decir, evita que la carga se limite a una sola zona de la tela y se deshaga la estructura principal. A esta meticulosa construcción se le añade el uso que hace la araña de diferentes tipos de seda, con diferentes características y funciones, colocando hilos más resistentes en determinadas zonas estratégicas.

Por supuesto, las telas de araña no son idénticas, ni siquiera las que crea una misma araña; el diseño general se mantiene, pero la araña siempre adapta la construcción de su morada a factores medioambientales como el viento, la humedad o simplemente al espacio que posee para su obra.

Resulta fascinante observar la manera en la que la naturaleza ha perfeccionado sus elementos hasta convertirlos en diseños óptimos. Tanto, que los humanos (algunos, al menos) ya nos hemos dado cuenta de que la naturaleza es la mejor maestra y hemos puesto en marcha proyectos de biomimetismo, que imitan diseños, patrones e incluso materiales presentes en la naturaleza para innovar en sistemas y tecnologías.

Referencias bibliográficas:
Soler, A. and Zaera, R. The secondary frame in spider orb webs: the detail that makes
the difference. Sci. Rep. 6, 31265; doi: 10.1038/srep31265 (2016)
Vollrath, F., Downes, M. nad Krackow, S. (1997). Design variability in web geometry of an orb-weaving spider. Physiology and behaviour 62(4), pp. 735-743.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: